Usted está aquí

Imagen miniatura: 

8 de Marzo 2018

 

En el 2017, las feministas argentinas convocaron al Paro Internacional para hoy, 8 de Marzo, conmemoración del Día Internacional de la Mujer. Esta demanda ha sido acompañada por los movimientos feministas de América Latina y el Caribe y Europa, alzando la voz para hacer visibles las desigualdades persistentes y sistemáticas del trabajo productivo y reproductivo de las mujeres.

Siguiendo la historia de este día, que no es una celebración sino un espacio de acción política y un recordatorio de lo lejos que estamos de la igualdad efectiva, los movimientos feministas nos invitan a replantear la importancia del trabajo de las mujeres en todos los ámbitos de la vida: el trabajo de cuidado, emocional, laboral, social, científico, laboral y de organización, entre muchos otros.

Como Balance Promoción para el Desarrollo y Juventud A.C. nos unimos a esta convocatoria en espíritu, sin embargo, en un afán de dar visibilidad a la importancia de nuestro trabajo para llenar y tapar los hoyos y fallas que el Estado tiene, hemos decidido no parar nuestras actividades.

En México las autoridades han decidido hacer omisiones en sus responsabilidades y nosotras estamos haciendo parte de ese trabajo.

Su responsabilidad es garantizar el bienestar de las personas que habitan el territorio, sobre todo para aquellas que por su edad, género, color de piel, religión, lengua, estatus socioeconómico, ubicación geográfica, condición de salud, capacidad, estatus migratorio y/o etnia podrían estar enfrentando mayores retos para cubrir sus necesidades y ejercer sus derechos.

Su trabajo es dar educación integral en sexualidad en todas las escuelas, brindar herramientas para que las personas adolescentes tomen decisiones informadas y autónomas sobre su sexualidad, garantizar que las personas LGBTI+ cuentan con servicios de salud adecuados a sus necesidades y experiencias,  proporcionar servicios de aborto legal y seguro de acuerdo a las causales legales que existen en todas las entidades y de acuerdo a la NOM-046, dar información y métodos anticonceptivos respetando el derecho a decidir, otorgar medicamentos antirretrovirales y atención integral a las mujeres que viven con VIH, respetar el Estado Laico y promover la laicidad, contar con leyes efectivas que garanticen que las niñas, adolescentes y mujeres tengan una vida libre de violencia y promover políticas públicas que atiendan las necesidades de las personas a lo largo de su ciclo de vida y tomando en cuenta su diversidad.

Estamos lejos de que esto sea una realidad y el contexto este año parece indicar que nuestras autoridades seguirán teniendo estas omisiones e incluso fomentarán mayores retrocesos en materia de derechos.

Para nosotras, participar en el paro en este día significaría:

 

  • que al menos 5 mujeres no tengan acceso a aborto seguro a través del Fondo MARIA
  • que 300 personas dejen de tener acceso a información y materiales sobre sexualidad y derechos en una feria informativa
  • que al menos 70 adolescentes y jóvenes no cuenten con sesiones informativas sobre derechos sexuales en sus secundarias y preparatorias
  • que 100 mujeres del estado de Tabasco no reciban 2,800 condones masculinos y  femeninos

 

Como organización feminista, queremos darle visibilidad a todas aquellas mujeres que no pueden parar este día porque trabajan en los sectores informales, más marginalizados y sin garantías laborales como las trabajadoras del hogar, trabajadoras sexuales, trabajadoras del campo, vendedoras ambulantes y comerciantes.

Además, queremos reconocer los trabajos de las mujeres que no son reconocidos como trabajo, ni son remunerados: cocinar, limpiar y cuidar ropa y calzado, cuidar de otras personas, organizar y administrar el hogar, el trabajo voluntario, las compras y mantenimiento del hogar, coordinación de horarios, gestión de las actividades de los integrantes de una unidad familiar, pago de servicios, el trabajo emocional y mantenimiento de relaciones interpersonales sanas. Todo ese trabajo que permite a ciertas personas, mayoritariamente hombres, poder salir al trabajo “productivo” sin tener preocupaciones y con sus necesidades humanas cubiertas. Según el INEGI, las mujeres realizan el 77% de este trabajo.

Hacemos una invitación para que honremos este día reflexionando, dialogando y proponiendo acerca del por qué de este llamado a parar actividades. Aprovechar este día para pasar de la inacción a la acción, a politizar y reconocer su importancia y vigencia.

Hacemos también un llamado a los hombres a dar apoyo, cobertura, acompañamiento y colaboración para promover y garantizar la participación de las mujeres en el Paro y en actividades políticas en este día, en reconocer las labores de cuidado de las que son beneficiados, así como en reflexionar sobre sus privilegios de género. A escuchar, a entender, a hacer cambios internos y reconocer que a veces apoya más quedarse callado, soltar el micrófono y el protagonismo.

A nuestras compañeras de los movimientos feministas y de mujeres, a todas aquellas personas que siguen siendo oprimidas por el constructo de género y el patriarcado, les decimos: estamos con ustedes alzando la voz en contra de las violencias machistas.

Creemos y compartimos aquello que el Paro Internacional supone: “si paramos todas, paramos el mundo”.