Usted está aquí

Categoria
Noticia

Este año cumplo diez años desde que me invitaron a dirigir Balance. Durante este tiempo, tanto Balance como yo, hemos crecido.

 

Balance es una organización fuerte por el alcance de sus proyectos, la diversificación de los temas y la consolidación de un equipo de trabajo con procesos institucionales. Hemos mantenido nuestro trabajo para fortalecer el movimiento de jóvenes a favor de los derechos sexuales, fundamos el único fondo de aborto que existe en América Latina, fortalecimos la participación política de las mujeres líderes con VIH y estamos comprometidas con el fortalecimiento de los liderazgos feministas de mujeres no heterosexuales. Nuestras acciones han llegado a cinco países de Centroamérica y han alcanzado a las redes regionales y globales a favor de la justicia de género, sexual y reproductiva.

Yo he crecido, porque trabajar en Balance me ha dado el privilegio de descubrir y aprender de los mundos que habitamos las mujeres en la búsqueda de nuestra felicidad. Me brindó la posibilidad de inspirarme para existir, resistir y persistir. Me cultivó la certeza del poder de la revolución feminista. Me hizo más fuerte, más humana, más solidaria.

Como activista que inició en el movimiento de jóvenes siempre he tenido claro que la lucha política se emprende desde distintos ámbitos y con muchas despedidas. Hoy, después de 10 años de acompañarnos en las múltiples luchas por los derechos sexuales y los derechos reproductivos, ha llegado el momento de abrir la posibilidad a otros liderazgos y a nuevos nichos de oportunidades.

Cierro mi ciclo contenta de haber aportado al fortalecimiento del equipo de trabajo y al crecimiento de los programas institucionales, pero sobre todo, satisfecha de las semillas que germinaron para avanzar en la justicia sexual y reproductiva en nuestros países, a nivel nacional, regional y global. Sé que la contribución de Balance para lograr realidades equitativas que garanticen el ejercicio efectivo y universal de los derechos sexuales y reproductivos es muy importante. Quiero decir públicamente que admiro profundamente a todas las personas que trabajan en la organización y sé que Balance se mantendrá cada vez más fuerte para lograr nuestra visión. Estoy convencida de que las organizaciones son más fuertes gracias a las personas que las integramos, pero que una organización sólida no recae en sólo una persona. En Balance el trabajo se hace en equipo y el liderazgo se comparte. Por eso sé que para Balance queda mucho camino por recorrer.

Estamos iniciando la selección de la nueva dirección ejecutiva y trabajando por que sea un proceso transparente y responsable. Aspiramos a tener a la persona indicada a mitad de año. Mientras tanto, Oriana López Uribe (oriana@redbalance.org) quedará como directora interina y será acompañada del Consejo durante la transición.

Mientras tanto, quiero agradecer a todas las personas que a nivel individual, colectivo e institucional nos han otorgado el privilegio de su confianza, colaboración y acompañamiento. A todas muchas gracias por todo lo vivido y todo lo aprendido.

 

Nos encontraremos pronto en la lucha por la justicia social
y la igualdad.

 

¡La Revolución será Feminista o no será!